SEGUNDA EDICIÓN DEL 4EVER FEST. GRANDES CONCIERTOS

DJCasas_LosPlanetas-4Ever-1MB (2)

Ayer Piquitos asistió a la segunda edición del 4ever fest. Con una cifra de algo más de 7.000 asistentes, esta segunda edición del festival se consolida como cita urbana imprescindible.

Celebrado en La Marina Sur de Valencia, un espacio que nunca falla para las grandes citas, congregó a un público algo misceláneo dadas las características de las bandas en cartel.

A diferencia de la primera edición, que tenía un marcado carácter ochentero, los grupos elegidos para esta ocasión eran bastante más heterogéneos, lo que supuso en la práctica un público de lo más variado que no siempre disfrutó con cada concierto.

Sin duda el plato fuerte de la noche era Tears for Fears, muy esperados por la  mayoría del respetable, que rememoró épocas gloriosas con sus éxitos Change, Pale Shelter o el universal Shout, coreados hasta el éxtasis. Valencia tuvo un gran pasado musical en los ochenta, y el público demostró que «el que tuvo, retuvo». Era el reclamo del festival y cumplió sobradamente todas las expectativas.

RRubio-TFF-4ever-21 julio 1MB

Otro de los grupos que no dejó indiferente fueron los británicos Keane. Tras siete largos años de silencio, reaparecieron dejando claro lo bien que les ha sentado el descanso. Atrás quedaron los días de «esa banda sin guitarras…». Sonaron grandes éxitos y hasta algún adelanto de su nuevo álbum Cause and Effects que se publica el próximo 20 de septiembre. No faltaron Everybody is changing, This is the last time, Is it any wonder o Somewhere Only we Know.

DJCasas_Keane-4ever-21julio 1MB

A Keane le precedieron Los Planetas, debilidad personal de quién suscribe. Una no puede escribir sobre los granadinos si primero no confiesa que es absolutamente parcial. Es justo y necesario.

Cómo nunca se sabe con Los Planteas, nos preparamos para cualquier tipo de concierto. Por eso, el inicio enlazando tres hits como Segundo Premio, Pesadilla en el Parque de Atracciones y Un Buen Día, supo a gloria y ya pronosticaba un buen desarrollo. Pese a los problemas de sonido iniciales, Jota y los suyos hicieron un repaso proporcionado por su discografía incluyendo tanto temas muy recientes como Islamabad o Espíritu Olímpico, como alguna sorpresa poco habitual en su set list como David y Claudia y Nuevas Sensaciones, que hicieron vibrar a un público no excesivamente numeroso, dado lo heterogéneo de la programación. Poco tenía que ver un exponente del Indie patrio con los Keane o los Tears for Fears.

Finalizamos el repaso con los valencianos La Plata, encargados de abrir el festival a las 18:30. Pese a que la hora programada –recordemos, pleno verano en la ciudad- resultaba demasiado calurosa para los asistentes, el grupo hizo vibrar a los valientes que soportaron las temperaturas con sus hits impregnados de punk, como Un atasco. Piquitos ya pudo verlos en directo en El Festival de Les Arts, y se afianza nuestra confianza en el futuro prometedor que le aguarda a esta potente banda.

LO QUE NO NOS GUSTÓ: La zona VIP y los precios poco populares.

Ya le pasó al Mad Cool en su edición de 2018. Recibió tantísimas críticas que, en la edición actual, desapareció su zona VIP. Hasta Josh Homme, vocalista de Queens of the Stone Age, amenazó en su día con no cantar si no dejaban pasar a la gente a una zona VIP medio vacía.

Y es que una zona VIP de semejante tamaño en un festival como el 4ever fest, que encima no tiene las cuotas de asistencia del FIB o el Mad Cool, en nuestra opinión, no está justificada. La zona permaneció medio vacía durante todo el festival, tan sólo con Tears for Fears se lleno algo más pero, sinceramente, ¿era necesario? ¿qué aporta de positivo?

La fuerza de un festival o un gran concierto reside, entre otras cosas, en la emoción que se transmite en esas primeras filas, que se desatan a cada acorde de sus temas favoritos. Los artistas son sensibles a ello. Muchos grandes conciertos lo han sido porque tenían un gran público entregado. Eso no pasa cuando instalas una zona VIP a la que, generalmente, asisten personas no habituales de estas citas o invitados protocolarios muy alejados del perfil de asistente-emocionado-ante-lo-que-discurre-en-el-escenario.

Claro, así resulta difícil captar imágenes de un público vibrante, cuando los que realmente lo disfrutan están situados a más de 10 metros del escenario. Hasta la vocalista de La Plata lo dijo abiertamente: “Nos gustaría que los de ahí detrás, estuvieseis aquí delante”.

Por no hablar de que la zona VIP tenía sus propios baños, casi en igual número a los baños del público general, y su propia zona de restauración que en la zona general era bastante escasa. Imaginen ustedes mismos las colas.

LO QUE MÁS NOS GUSTÓ: Sin duda el nuevo formato del festival en un solo día (pese a que ese día fuera domingo y hoy todos creamos morir de sueño y/o resaca).

Pero lo realmente destacable y con los que nos quedamos fue la duración de los conciertos. Una hora y media de disfrute que hace que merezca la pena todo. Grandioso.

*Fotos proporcionadas por la organización

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s